Pensión: Compensatoria y de Alimentos

Pensión: Compensatoria y de Alimentos

Incumplimiento de sentencia de divorcio

La ruptura del vínculo matrimonial, y por tanto de la unión familiar, puede provocar una inestabilidad económica . Para evitar ésto, la Ley prevé que ciertas personas de aquel núcleo familiar tengan derecho a la percepción periódica de una cantidad económica durante un plazo necesario de tiempo. En los procesos de divorcio, estas pensiones pueden ser de dos tipos:

A. Pensión Compensatoria: Es el derecho de crédito conferido legalmente a uno de los cónyuges, cuando el divorcio provoque un empeoramiento en su situación económica respecto a la que poseía con anterioridad. La concepción de esta modalidad de pensión resultó ser necesaria tiempo atrás, cuando la mujer no estaba tan introducida en el ámbito laboral, dada su condición de ama de casa, y sólo se sustenbaba de los ingresos que el marido traía al hogar. Hoy en día no resulta frecuente su adopción, debido a la equiparación en el ámbito laboral entre el hombre y la mujer. Esta última, cada vez más comúnmente, llega a percibir una retribución superior a la de su marido. Cuando los cónyuges consideren que su ruptura requiere el establecimiento de esta modalidad de pensión, existiendo acuerdo entre ellos, son libres de estipular la cantidad que consideren, pudiendo esta pensión ser períodica o una cantidad fija única abonada en el momento de la disolución. El Código Civil, en el segundo apartado del artículo 97, regula que a falta de acuerdo entre los cónyuges, el Juez determinará en la sentencia el importe de la pensión compensatoria considerando las siguientes particularidades:

  1. Los pactos establecidos entre la pareja
  2. Su edad y estado de salud
  3. La cualificación profesional y las posibilidades de acceso a un empleo
  4. La consagración pasada y futura a la familia
  5. La cooperación con su trabajo en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge
  6. La duración del matrimonio y de la convivencia conyugal
  7. La pérdida eventual de un derecho de pensión
  8. El capital y los recursos económicos y las necesidades de ambos cónyuges
  9. Cualquier otra particularidad importante

Las bases de actualización de la pensión compensatoria, así como las garantías para su efectividad, se determinarán en la sentencia. Esta pensión puede modificarse por alteraciones sustanciales en la fotuna de uno u otro cónyuge. Este derecho a pensión se extingue por muerte del acreedor; cese de la causa que lo motivó; por contraer el acreedor nuevo matrimonio o convivir maritalmente con otra persona (artículo 101 del Código Civil).

B. Pensión de alimentos: En el deber de prestar alimentos aparecen dos sujetos: Alimentante, que debe facilitar los alimentos. Alimentista, que tiene derecho a recibirlos. Con alimentos nos referimos a todo lo necesario para la manutención, como es el comer, vestir, habitar y el socorro sanitario. De igual modo, se incluye la educación del alimentista cuando es un menor de edad y tambien después, mientras no haya finalizado su formación por motivo que no le sea atribuible. Los requisitos necesarios para que nazca la prestación de alimentos son: relación de parentesco; existencia de necesidad por parte del alimentista; existencia de medios suficientes por parte del alimentante. Este crédito es privilegiado ya que las necesidades del alimentista son prioritarias a cualquier otro merecedor de un crédito. Es un deber personalísimo, porque no es un derecho de crédito que pueda transferirse; no prescribe, porque el derecho a su reclamación es imprescriptible, lo que se extinguiría es el derecho a exigir cantidades atrasadas; y es recíproco, porque existen dos individuos obligados entre ellos.

En cuanto a los llamamientos, el artículo 143.2 del Código Civil dicta que los ascendientes y descendientes están obligados recíprocamente a darse alimentos. Los hermanos sólo se deben los auxilios necesarios para la vida, cuando los necesiten por cualquier causa que no sea imputable al alimentista, y se extenderán en su caso a los que precisen para su educación.

Cuando proceda y sean dos o más obligados a prestarlos, la reclamación por alimentos se hará por este orden:

  1. Al cónyuge
  2. A los descendientes de grado más próximo
  3. A los ascendientes de grado más próximo
  4. A los hermanos en último lugar. Primero los de doble vínculo y, en defecto de éstos, los consanguíneos o uterinos.

Entre los descendientes y ascendientes se regulará la gradación por el órden en que sean llamados a la sucesión legítima de la persona que tenga derecho a los alimentos.

Divorcios Madrid © 2014 | Aviso Legal | Diseñado por Altamira
Divorcio en Madrid, Divorcio con hijos Madrid, Divorcio Alcobendas,
Divorcio Alcalá de Henares, Divorcio Móstoles, Divorcio Leganés,
Divorcio Fuenlabrada, Divorcio Majadahonda